jueves, 31 de mayo de 2018

LA REINA BERENGUELA Y SU EJÉRCITO DE TROVADORAS


Berenguela es nieta de Leonor de Aquitania la reina de los trovadores, e hija de Leonor de Plantagenet y de Alfonso VIII, línea de parentesco que entronca con Alfonso X el Sabio, pues Berenguela es su abuela, es decir que es la madre de Fernando III.

Berenguela se convierte en reina al casarse con Alfonso IX de León, que es su tío, siendo ella quien fusionó Castilla y León en un sólo reino al entregar primero el reino de Castilla a su hijo Fernando III y luego, a la muerte de Alfonso IX, le entrega León. Por lo que se ha escrito sobre ella hemos podido ver que nadie ha dejado de reconocerle su habilidad en el terreno de la política y su sabiduría para resolver asuntos sin conflictos de sangre (1).

Para el tema de la tradición trovadoresca que estamos tratando,  queremos resaltarla por su mecenazgo hacia las Artes y Ciencias que confluyen en la escena,  y que no tienen sólo un fin asociado al divertimento, sino un medio ideal, auspiciado por las musas, idóneo para transmitir de forma amena, ideas y valores que contribuyan a la formación de las personas. Berenguela fue una gran representante de esa tradición que atrajo a España la poesía provenzal. No olvidemos que fue su antepasado Guillermo el trovador, quien inició el movimiento trovadoresco.

Las crónicas dicen que cantaba y tocaba la cítara, el salterio, los tímpanos, las castañuelas, la pandereta y varios instrumentos más.

Sobre esta reina también se cuenta una hazaña que sin duda alguna la hace merecedora del título de heroína. Corría el año 1139 y los reyes cristianos tenían un conflicto constante con los emires musulmanes que aún ocupaban una parte de la península ibérica. Resulta que estando su esposo, el rey Alfonso IX, librando una batalla junto a su ejército fuera de Toledo (concretamente en la fortaleza de Aurelia cerca de Aranjuez, donde resistía un último bastión del ejército musulmán) los almorávides de Córdoba, Sevilla y Valencia decidieron asediar Toledo conformando para ello un gran ejército que pronto tuvo cercada la ciudad.

Viéndose en esa temible situación Berenguela, acostumbrada a la guerra y sobre todo interesada en las estrategias para prevenirla, subió a las torres, que le ofrecieron un escenario de porte imperial y rodeada de un ejército de más de trescientas damas, todas ellas engalanadas y provistas de cítaras, salterios y panderetas, se pusieron a cantar alegres canciones trovadorescas.


La reina, que en esa época tenía 23 años y poseía una gran belleza, desde las almenas se dirigió a los caudillos del ejército musulmán afeándoles la acción cobarde de aprovechar la ausencia de los hombres para atacar una ciudad cuando sólo unas mujeres tañendo sus instrumentos musicales la defendían, es decir que invocó a que se respetaran las reglas de la ética de todo caballero armado. 

Algunos historiadores recogen así la arenga:

  • «¿No conocéis que es mengua de caballeros y capitanes esforzados acometer a una mujer indefensa cuando tan cerca os espera el emperador? Si queréis pelear, id a Aurelia y allí podréis acreditar que sois valientes, como aquí dejar demostrado que sois hombres de honor si os retiráis».
Esta reprobación quebró el ánimo de los atacantes musulmanes que tras la representación de Berenguela desde las torres y almenas, se retiraron. Sin duda se dieron cuenta del indigno gesto o quizá temieron que las composiciones musicales y teatrales de la reina Berenguela y su ejército de trovadoras, dieran fama con sus trovas a tal acción.  Mª Ángeles Díaz. Mujeres en la Tradición de lasArtes Escénicas.

(1) Ver la biografía titulada: Berenguela la Grande y su Época, de Salvador Martínez.

lunes, 28 de mayo de 2018

ROSWITHA DE GANDERSHEIM, DRAMATURGA MEDIEVAL


En esta ocasión vamos a traer a escena a una dramaturga alemana del siglo X, una mujer excepcional. El nombre por el que se la conoce es Roswitha de Gandersheim, porque desde muy joven entró en la abadía de esa ciudad alemana, aunque no como monja sino como canonesa, una regla de la Iglesia que ofrecía en su seno un espacio dentro de los conventos a las jóvenes que deseaban seguir estudiando sin tener que recurrir a la clausura ni al matrimonio.

Debemos puntualizar que estas comunidades femeninas han estado presentes de una u otra manera, a lo largo de la historia. Ya desde los tiempos clásicos las encontramos cuidando el templo de Diana o el de Atenea, renunciando al matrimonio y dedicándose al culto de la diosa, es decir al culto de su alma independiente a través de su entrega a las artes y ciencias, es decir a al conocimiento y a la enseñanza. Y así sucedía en el tiempo de Roswitha en la cual tuvieron gran importancia las abadías ya que se constituyeron en centros culturales de enorme relevancia, especialmente durante  la dinastía de los emperadores Otones. Precisamente fue de Oton I de quien la escritora escribió la gesta de su reinado.

Como canonesa de Gandersheim, Roswitha abrazó el convento acatando observar obediencia y castidad pero sin renunciar a tener una vida en la corte, a viajar, mantener su patrimonio e incluso hasta tener criada. Así era esta regla concedida por la Iglesia medieval a las mujeres que querían vivir en comunidad en estas abadías sin tener que hacerse monjas y evitar al mismo tiempo el matrimonio. 

Todo lo que de ella hemos visto nos ha hecho reconocer el papel fundamental que esta  dramaturga ha tenido en la historia del teatro pues las obras que escribió y representó en distintos escenarios, están consideradas como el eslabón que llevó el arte escénico desde la antigüedad clásica a la nueva Europa. 


Es más, a través de sus obras la escritora alemana se nos revela como una intelectual que en su teatro de la memoria tuvo presentes las ciencias y las artes liberales en las que ella misma se había formado, o sea las artes de las letras y los números: gramática, retórica, dialéctica, geometría, aritmética, astronomía y música,  así como el pensamiento de filósofos y poetas tales como Virgilio, Horacio, Ovidio Boecio, Prudencio o Sedilio, cuyas obras aparecen citadas y comentadas por la pluma de Roswitha. 

En realidad se sentía heredera de todos ellos, y así lo expresaba cuando hablaba de sí misma como continuadora de esa Tradición, definiéndose en dicha cadena de pensamiento como  "última de las últimas”.

Nos han llamado la atención los elogios que los cronistas dedican a la escenografía de sus obras teatrales, subrayándose el respecto y apoyo que al parecer existió entre las mujeres que componían el grupo de actrices y cantoras que representaban sus obras. Todo un ejército de damas dedicadas a la enseñanza a través  de las artes de la escena, un arte sagrado de la memoria que además era una escuela educativa que contaba además con el aprendizaje de oficios como las costureras y todas aquellas artes de la aguja que eran necesarias  para crear los vestuarios, etc. 

Vemos a través de Roswitha que estas damas intelectuales residentes en la abadía  de Gandersheim, estaban muy lejos de ser unas simples monjas apartadas de la realidad, pues la verdad es que sus obras y su periplo vital espigados en distintos lugares, nos muestran que tomaron la escena como un teatro vivo y combativo contra la estulticia de su época utilizando con gran ardid, cuando era necesario, el humor y la sátira burlesca, fórmula asociada a una energía más dionisíaca y de carácter sexual, una energía que encarnó la propia diosa Deméter, así como las bacantes.

Los géneros teatrales permitieron a la canonesa poner en evidencia y con todo desparpajo ciertas actitudes de dominio, tanto machistas como feministas. Efectivamente el marco teatral le permitió afear comportamientos sociales incluso ante representantes de gobierno y de la Iglesia que sin aquel enmarque literario de que dota el escenario teatral habría sido imposible de expresar.

La canonesa alemana y su ejército de actrices escenificaron el sentido de algunos temas bíblicos. No lo hicieron desde el púlpito sino desde "un escenario otro" con el que escenificar ante la gente el verdadero sentido cristiano de la misericordia.  Y con ello también se nos muestra que en verdad la iglesia es un estado del alma, es la conciencia de saberse parte de ella porque se ha penetrado en la esencia de su doctrina y se está en condiciones de difundirla. Para la doctrina cristiana no es el sentido de culpa el que cuenta sino el propósito de enmienda

Veamos la siguiente escena de su obra: María, sobrina del eremita Abraham o la conversión de Taide. Escena VII:


Se abre el telón y aparece un prostíbulo con dos personajes en escena. Una joven que  siente la desesperanza de haber desviado su vida y un hombre de mediana edad, su tío, que la está visitando:

Ella: “Si existiese alguna esperanza de merecer el perdón, no me faltaría voluntad de arrepentirme”
Él: Ten piedad del cansancio que me pesa por tu amor y abandona esta peligrosa desesperación, que es más grave que todos los pecados, lo sabemos bien: Dios quiere ser misericordioso con los pecadores y quien no lo espera peca sin remedio. Porque así como la chispa que brota del pedernal no puede incendiar el mar, así el amargo sabor de nuestros pecados no tiene fuerza para modificar la dulzura y la benevolencia divina".

Escena teatral en la corte de los Otones


Su fama de escritora en la corte de Otón I quedó consagrada tras haber escrito un libro narrando la gesta del Emperador que inauguró esa dinastía. 

Durero, que como sabemos fue grabador de una obra simbólica dentro de la corriente del Hermetismo, hizo un retrato de Roswitha como ilustración a la primera edición de sus obras. Eso nos indica que en ese periodo del florecimiento de la Tradición Hermética, esta escritora también estuvo presente. En el grabado está representada haciendo entrega a Oton I del libro con la biografía que, como decíamos, éste había encargado a la escritora, lo cual nos da la medida de la importancia que como escritora tuvo ésta en esa corte medieval. Por cierto, decir que fue la hermana de este mandatario quien recogió en su biblioteca el único manuscrito que se conserva con las obras de esta escritora insigne.  Mª Ángeles Díaz. Mujeres en las Artes Escénicas








miércoles, 23 de mayo de 2018

LA FUERZA MÁGICO-TEÚRGICA DE LA IGLESITA DONDE DANTE CONOCIÓ A BEATRIZ



Hay en la monumental Florencia una pequeña y sencilla iglesita dedicada a la memoria de Dante y Beatriz. Se trata de un apacible santuario detenido en el tiempo, lo que contrasta con esta bulliciosa ciudad, capital de la Toscana, y que aún guarda tesoros ocultos y encuentros inesperados con los amigos del “Colegio Invisible”.

Al parecer fue en este lugar donde Dante, cuya casa se encuentra a solo unos pocos metros, venía a encontrarse con Beatriz cuando ésta acudía a misa con su familia, los Portinari, a quien la capilla pertenecía.

Por eso aquí está la tumba de Beatriz, siendo muchos los que se acercan hasta ella para dejarle un mensaje escrito donde le cuentan sus cuitas de amor y abogan por su favor en dichos menesteres. 

Son cientos de papelitos cuidadosamente doblados los que vemos depositados en una gran cesta de mimbre que recoge todas las peticiones de aquellos que tienen fe en este símbolo de Amor, en esa fuerza misteriosamente poderosa capaz -según el propio Dante- de mover el sol y a todas las demás estrellas (l'Amor che muove il sole e l'altre stelle último verso de la Divina Comedia).

Es curioso ver colgadas en las paredes obras contemporáneas de pintores que toman la historia arquetípica de esta pareja como motivo de su creación plástica y que luego donan a la iglesia que allí mismo las expone a los visitantes creando un ambiente de galería de arte.

Esta iglesita florentina es una fisura en el espacio-tiempo que posee una gran fuerza mágico-teúrgica, pues la energía que aquí se invoca constantemente es la más poderosa de todas: esto es la energía del Amor capaz, ya lo sabemos, de mover la propia rueda de la vida.
O lo que es lo mismo, capaz de regenerar a través de dar a esta energía un sentido vertical y metafísico, la Tradición Primordial, tal como hizo Dante y el resto de amigos de la organización iniciática de los Fieles de Amor y de los que se identificaron con la idea del cuore gentile, el corazón regenerado por una fuerza de poder transformador.

Pues como Guénon aclara, "no importa cual ha podido ser según la naturaleza de los individuos, la ocasión y el punto de partida de un desarrollo espiritual, y éste puede ser tanto un amor terrestre como cualquier otra circunstancia". 

Cuando Dante se enamoró de la Filosofía Perenne no pudo sino darle el nombre de aquella dama cuya bellez hizo vibrar su corazón y su alma con una fuerza desconocida hasta entonces, una vibración que encontró eco en su propia sangre:

“…digo y afirmo que la mujer de la que me enamoré después de mi primer amor fue la muy bella y honesta hija del Rey del Universo, a la cual Pitágoras puso por nombre Filosofía (Convivio, II, XV-12). Facebook de la autora 

Bibliografia:

-Introducción a la Ciencia Sagrada. Programa Agartha. Federico González y Colaboradores (http://introduccionalsimbolismo.com/Programa_Agartha.pdf)
-Esoterismo Cristiano, de René Guénon, Ediciones Obelisco
-EL Renacimiento Síntesis de la Tradición Occidental y Eclosión del Hermetismo. Los Fieles de Amor y su influencia en la recuperación de la Cultura Clásica de Francisco Ariza ( En varias partes: http://symbolos.com/renacimiento1.html )




lunes, 14 de mayo de 2018

MITRA, HERMES Y LA PIRATERIA CELESTE


Ciertamente no resulta fácil adentrarse en la cosmogonía mitraica, primero porque se entiende como una tradición arcaica, desaparecida e incluso ajena, luego, también, por el tono dramático que contiene su ritual, la muerte del toro no se acepta en nuestro imaginario actual con la misma actitud con la que lo hacemos cuando el animal a combatir es un dragón. Sin embargo el simbolismo esotérico es el mismo, la lucha entre el yo y lo otro, que niega o se opone al Sí Mismo, a la Unidad.

Símbolos de la Cosmogonía Mitraica
También se nos puede hacer difícil acercarnos sin reparos a unos símbolos y a un ritual propiamente masculino, y más concretamente constituido sobre todo por las legiones de soldados romanos, quienes tenían su iniciación espiritual y guerrera a través de la simbólica de la muerte del toro, la tauroctonía, tema central del ritual mitraico.

Sin embargo, es posible atravesar la puerta y apoderarnos de los valores y códigos simbólicos que representa esta deidad de origen persa asociada a la luz, es decir apropiarnos de la Enseñanza tradicional de él emanada, es una cuestión de voluntad, un acto propio de la vía guerrera, porque esa acción requiere plantar cara a nuestras propias tendencias y condicionamientos, aquellos que nos han sido impuestos por el medio, y una vez libres de esos prejuicios podremos comprender la transcendencia de la Cosmogonía mitraica en tanto que una forma de la gnosis tan verdadera como cualquier otra que a fin de cuentas exprese la misma realidad. 

Como Prometeo robemos las ideas a los dioses, a todos ellos, pues todos tienen tesoros que como hombres nos pertenecen. Por esa razón, no lo olvidemos, Hermes es el patrón de los ladrones, es decir de la piratería celeste, no el de los rateros. Facebook de la autora



sábado, 3 de marzo de 2018

Introducción a la Ciencia Sagrada. Programa Agartha (texto y video)


LA TRADICIÓN HERMÉTICA

"Las verdades eternas, conocidas unánimemente y expresadas por sabios de todos los tiempos y lugares, se plasmaron en Occidente en el pensamiento de culturas estrechamente interrelacionadas que en distintos momentos florecieron en regiones ubicadas entre Oriente Medio y Europa, durante esta cuarta y última parte del ciclo, a la que se ha llamado Kali Yuga o Edad de Hierro, y que siempre se vinculó con el Oeste.

Antiquísimos conocimientos patrimonio de la Tradición Unánime fueron revelados a los sabios egipcios, persas y caldeos. Ellos se valieron de la mitología y el rito, del estudio de la armonía musical, de los astros, de la matemática y geometría sagradas, y de diversos vehículos iniciáticos que permiten acceder a los Misterios, para recrear la Filosofía Perenne diseñando y construyendo un corpus de ideas que ha sido el germen del pensamiento metafísico de Occidente conocido con el nombre de Tradición Hermética, rama occidental de la Tradición Primordial. Hermes Trismegisto, el Tres Veces Grande, da nombre a esta tradición. En verdad, Hermes es el nombre griego de un ser arquetípico invisible que todos los pueblos conocieron y que fue nombrado de distintas maneras. Se trata de un espíritu intermediario entre los dioses y los hombres, de una deidad instructora y educadora, de un curandero divino que revela sus mensajes a todo verdadero iniciado: el que ha pasado por la muerte y la ha vencido.

Los egipcios llamaron Thot a esta entidad iniciadora que transmitió las enseñanzas eternas a sus hierofantes, alquimistas, matemáticos y constructores, que con el auxilio de complejos rituales cosmogónicos emprendieron la aventura de atravesar las aguas que conducen a la patria de los inmortales.

Autores herméticos han relacionado a Hermes con Enoch y Elías, quienes serían, para los hebreos, la encarnación humana de esta entidad suprahumana a la que identifican con Rafael, el arcángel también guía, sanador y revelador. Esta tradición judía, que se ha considerado siempre como integrante de la Tradición Hermética, convivió con la egipcia antes y durante la cautividad –Moisés es fruto de esta convivencia– y en tiempos de los reyes David y Salomón durante la construcción del Templo de Jerusalén; hace alrededor de tres mil años estos pensamientos se consolidaron en una arquitectura revelada que permitió, una vez más, la creación de un espacio vacío o arca interior capaz de albergar en su seno la divinidad.

En el siglo VI antes de Cristo, que es el mismo siglo de la destrucción del Templo de Jerusalén, y contemporánea de Lao Tsé en la China, del Buddha Gautama en la India, y del profeta Daniel en Babilonia, nace la escuela de Pitágoras que, también heredera de los antiguos misterios revelados por Hermes, iluminará posteriormente a la cultura griega, tanto a los presocráticos como a Sócrates y Platón. Este pensamiento hermético influyó notablemente en la cultura romana, en los primeros cristianos y gnósticos alejandrinos, en los caballeros, constructores y alquimistas de la Europa medioeval y en los filósofos y artistas renacentistas, nutriéndose al mismo tiempo de los conocimientos cabalísticos y del esoterismo islámico.

Luego florecen estas ideas hermético-iniciáticas en el movimiento rosacruz que se desarrolla en Alemania y en la Inglaterra de la época isabelina, habiendo sido depositadas estas antiguas enseñanzas, posteriormente, en la Francmasonería. Esta Orden, que en su apariencia exotérica no ha podido escapar a la degradación y disolución promovidas por la humanidad actual, conserva sin embargo en sus ritos y símbolos ese germen revelado y revelador, activo en el seno de unas pocas logias que han logrado sustraerse a las modas innovadoras que amenazan a Occidente con sucumbir, y mantienen ese vínculo regenerador con el eje invisible de la Tradición que se dirige siempre hacia el verdadero Norte, origen y destino de la humanidad, del que esta tradición nunca se ha separado. Hermes y la tradición hermética viven. Su presencia es eterna".

Fuente: Introducción a la Ciencia Sagrada. Programa Agartha, de Federico González y colaboradores. 

El vídeo lo edité hace algunos años y debo decir que fue el propio Federico quien me animó con esto de los videos como "una forma de la Enseñanza tan válida como cualquier otra", siendo él quien los denominó video-arte. 

Por cierto que cuando inesperadamente murió en Barcelona, el 9 de Noviembre de 2014 estábamos trabajando en un vídeo con él. Una entrevista que debía concluir en su casa de Guatemala, en el jardín Zen que se había construido en la ribera Maya y en el rancho junto a las olas. "Me sacás en mi entorno", esa fue toda la indicación.

La idea era hablar de la estructura que había creado y con la que consiguió aclarar muchas cosas respecto a la Tradición Hermética como vía de realización espiritual, comenzando por el Programa Agartha, en el que tengo el orgullo de haber colaborado, como lo he hecho en el Teatro de la Memoria, la revista Symbolos, los proyectos editoriales, los viajes... De todos modos algunas notas y grabaciones se tomaron y tal vez algún día me anime a ordenar ese material.  
El Caduceo del frontispicio pertenece a la emblemática hermética de Alciato, un género de la filosofía alquímica que opera a través de la imagen y que Alciato basó en los Hieroglífhica del sabio Horapolo del Nilo, aquel único manuscrito que Cristóforo Buondelmonte halló en la isla de Andros, razón por la cual Federico siempre consideró ese lugar de las cícladas un punto clave dentro de la historia de las ideas, y que a mi me llevó a escribir: Viaje Mágico Hermético a Andros. Una Aventura Intelectual que acabó convirtiéndose en la última obra editorial de las que se ocupó Federico. Mª Ángeles Díaz 



Sobre los videos queremos anotar también lo siguiente:

Dado que hemos visto cómo se han ido borrando o eliminando, varios de los mensajes que Federico González Frías nos dirigió en varios comentarios, hemos rescatado aquí éstos, pues recordar sus palabras y consejos siempre nos ha estimulado para seguir realizando nuestros trabajos al par que andamos la vida.


Phoenix de Barcelona dijo...
Querida Nuria:
Me encantan los vídeos publicados aquí y considero muy importante visitarlos.
19 de julio de 2013, 11:41 Eliminar
………………………………………………..


"Querida Ma.Angeles;
Acabamos de ver con Federico tu video acerca del Teatro de la Memoria, Federico González Frías y nos ha gustado mucho, muy bueno e interesante y dice Federico que esta es una forma de la enseñanza tan válida como cualquier otra.
Felicitaciones. un abrazo,
Lucrecia"
…………………………………………………


Otro más:

Tenemos que darle a los videos, uno semanal. Fede
…………………………………………………


Querida Mª Ángeles
Me gustó mucho tu video sobre Ficino y todo lo demás. Lo vimos con Josemanuel al que también le gustó enormemente. Creo que este tipo de trabajo sí te sale.
Un fuerte abrazo,

Federico



martes, 9 de enero de 2018

ACERCA DEL TEATRO DE LA MEMORIA DE FEDERICO GONZÁLEZ FRÍAS

«El actor es por momentos equiparado a un mago e inclusive en otros a un teúrgo.Y todo esto casi sin que el propio actor se entere de que esto está siendo así, trabajando no para un supuesto espectador sino fundamentalmente para sí mismo.»

(Federico González Frías, Tres Teatro Tres).

viernes, 22 de diciembre de 2017

TROVADORAS, JUGLARESAS, CANTADERAS. Mujeres en la Tradición de las Artes Escénicas

Dedicamos este cuaderno a Federico González Frías, que es quien nos lo sugirió, y con el que aprendimos muchas cosas colaborando en sus estructuras literarias y teatrales y como miembro de la Colegiata Marsilio Ficino y de su Teatro Sagrado de la Memoria que el 11 de Julio de 2008 se daba a conocer con esta tarjeta de presentación:

"El Teatro de la Memoria de Cataluña y Aragón se ha estrenado en Barcelona como aporte de la Colegiata Marsilio Ficino con la obra En el Útero del Cosmos, de Federico González, que vivió muchos años en la ciudad condal, donde fundó ­–como posteriormente en Zaragoza– el Centro de Estudios de Simbología. Esta es una agrupación de filósofos herméticos dedicados al Arte Teatral y a sus representaciones, tanto civiles como mágicas y teúrgicas".




Introducción

Mimas, trovadoras, juglaresas, cantaderas, trobairitzs o soldaderas -esto último porque hicieron de la interpretación un oficio por el que recibían un sueldo- eran los nombres con los que se conocía a las mujeres cantautoras, actrices y dramaturgas, las cuales desarrollaron su talento, desde la época grecorromana y durante el medioevo, a través de las artes escénicas y el espectáculo. Son mujeres escritoras, intelectuales, viajeras, que desde que irrumpieron en el teatro lo engrandecieron siendo la avanzadilla de lo que ha llegado a ser la mujer moderna en Occidente, completamente independiente.

Estas trovadoras eran mujeres muy cultas que alcanzaron un gran prestigio con sus composiciones musicales y artísticas,  lo cual les facilitó rodearse de un público de lo más destacado al que dirigirse. Las composiciones musicales de estas cantautoras transmitían valores, mitos y leyendas de una historia ancestral y compartida, al tiempo que enunciaban todas aquellas verdades más sublimes que sólo pueden ser dichas a través del teatro y del espectáculo, entendido éste en el mismo sentido que lo hace Federico González Frías, como

“Montaje que se efectúa para un público externo o interno. El espectáculo es también uno de los motores del teatro y su amplia simbólica. Las representaciones se hacen generalmente en las fiestas que tienen un aspecto relacionado con impulsos celestes (procesiones) o de tipo ctónico (carnaval, orgías, cenas).” Diccionario de Símbolos y Temas Misteriosos. (Espectáculo). 
El teatro, la dramatización, la danza y el espectáculo en general  fue para estas mujeres intelectuales, una tribuna donde podían decir públicamente cosas que no podrían decir de otra manera. 

A enseñar, llevar alegría al entorno y amenizar la vida han estado destinadas, desde tiempo inmemorial, una corriente femenina (no feminista) seguidoras de las Musas, pues han utilizado siempre sus mismas artes para seducir a los espíritus más nobles. Se trata de una forma de recibir y comunicar muy vinculada a la naturaleza de la mujer y exaltada en las iniciaciones femeninas ligadas a la energía de Afrodita y a la relación de compañeras de la diosa del amor y la belleza, creada por Zeus para ser reina de la alegría y del goce mientras su hermano Marte se ocupaba de los campos de batalla. 

Recordemos la escuela Iniciática de Safo, primera escuela femenina de la Historia, anterior a la propia academia de Platón. Textos antiguos nos cuentan que Safo misma, y su coro de alumnas, cantaba sus composiciones en los banquetes de boda de estas jóvenes, como si se tratara del último grado de su iniciación al matrimonio y en honor de Amor. Las letras de sus composiciones estimulaban a la pareja enamorada a darse cuenta de la trascendencia de esa energía poderosa que es el Amor y a saber cultivarlo, cultivándose ellos mismos.

De algunas de estas mujeres relacionadas con el teatro culto y a veces también popular haremos un breve retrato. 

Por ejemplo de Teodora, Emperatriz de Bizancio, Mima reina de los escenarios;  de Leonor de Aquitania, la reina Trovadora; de Beatriz, la Condesa de Dia, trobairitz de la Provenza. También tendremos que referirnos a Na Carenza, a Alais e Iselda, o  a María Pérez Balteira, compositora de cantigas, juglaresa y amiga de Alfonso X el Sabio; a la Emperatriz Berenguela y su ejército de cantoras; a la Condesa de Champagne y sus lais, y por supuesto destacaremos su papel fundamental en la difusión de las leyendas artúricas; también hablaremos de las cantaderas cristianas, judías y musulmanas, y por supuesto de Roswitha, la gran dramaturga alemana.

En realidad hemos escogido a las más celebradas por la Historia, que no en vano es una musa, nada menos que la ciencia patrocinada por Clío, la primera de las nueve musas nombradas por Hesíodo, que es quien nos facilita sus nombres y significados. 

Sin embargo con este plantel de damas lo que hemos descubierto es que las mujeres han sido fundamentales para el teatro y las artes escénicas en general desde que se incorporaron a él en Grecia, manteniendo vivo su espíritu, el de un espectáculo que, como el del mundo -y el hombre- lo abarca todo. Mª Ángeles Díaz. Mujeres en la Tradición de las Artes Escénicas.

*Imagen de arriba, actrices en un fresco de Knossos, Creta.


CAPÍTULOS

VII    La Emperatriz Berenguela de Barcelona y su ejército de cantoras
VIII   La Condesa de Champagne y el ciclo artúrico
IX      Cantaderas cristianas, judías y musulmanas 
X        María Pérez Balteira, compositora de cantigas junto a Alfonso X el Sabio



En el palacio de la Merced. Córdoba. Octubre 2017



jueves, 21 de diciembre de 2017

TEODORA, EMPERATRIZ DE BIZANCIO, MIMA Y REINA DE LOS ESCENARIOS


Las primeras mujeres que encontramos ejerciendo el teatro como profesión son las llamadas mimas de la Roma del s. II a.C.  Un género escénico muy valorado en la Magna Grecia y que nada tiene que ver con la pantomima, cuyas representaciones concitaban un gran público. Estas escenificaciones consistían en montajes donde aparecían piezas teatrales, números de danza, música, magia y prestidigitación.



Magnífico escenario en este mosaico de la iglesia de San Vital de Rávena.
En él la Emperatriz Teodora aparece en el centro.

Entre estas mimas se habla de Arbúscala, Dionisa, Citeres  y sobre todo de Teodora, la bella mima que llegó a ser Emperatriz de Roma, mecenas de las artes y defensora de la justicia y la igualdad, especialmente de las mujeres, promulgando, junto a su esposo el emperador Justiniano, un corpus de leyes, Corpus Juris Civiles, donde se reconocían sus derechos.

Teodora había aprendido el arte de la escena desde niña con su madre y su hermana en Siria, donde nació. Con ellas se inició en el circo y según cuentan las crónicas, uno de sus números más celebrados era la danza sobre briosos corceles. Sus representaciones en distintas ciudades llevaban a estas mujeres del espectáculo a estudiar papeles, a viajar y relacionarse con mucha gente acrecentando de ese modo su cultura y hablando varios idiomas, lo cual hace evidente la cualidad educadora que posee el teatro para el actor. En realidad el genero del mimo consiste en una forma de enseñar al público de manera grácil, lo que de otro modo no entenderían.

Merecedora del título de "Reina de los escenario"por su forma de actuar, que según recogen los testimonios era la de una mima bella y provocativa, creadora de números eróticos de gran fuerza sexual, lo cual contrasta con su seria vinculación en Alejandría con un grupo cristiano que se halla en el origen de la Iglesia ortodoxa, una Iglesia que tiene a Teodora entre sus santas. Todo ello no es más que la descripción de su fuerte personalidad y al mismo tiempo nos ofrece una ventana abierta a esa Edad Media que, como diría Federico González, "se niega a ser vista como una Edad oscura". 

Justiniano, heredero del trono bizantino, se enamoró de la bella e inteligente mima "que sabía de todo y hablaba de todo, haciéndola su esposa. Y esta dama que todo lo había aprendido en los escenarios donde como actriz leyó e interpretó a muchos autores antiguos, a partir de entonces realizó sus actuaciones en la Corte como emperatriz de Bizancio, fomentando las artes como parte fundamental de la educación de las personas. 

Como soberana dio muestras de sus capacidades participando activamente en la política de estado y acometiendo junto al emperador importantes reformas jurídicas que llevaban su sello y que aún hoy sorprenden, pues incluían el derecho al divorcio,  la prohibición del castigo de adulterio que había para las esposas, reconocimiento e igual trato para los hijos naturales que los legítimos, penas para los violadores, derecho al aborto, prohibición a la prostitución forzosa… También se incluyó en ese corpus de leyes el que las mujeres pudieran  heredar y tener a su nombre propiedades y bienes. La creación de escuelas para las jóvenes y los centros de salud femeninos fueron otras de las creaciones de la pareja.


Fruto de ese reinado de Justiniano y Teodora es la realización del escenario más bello que hasta entonces tuvo la cristiandad, me refiero a la catedral de Santa Sofía, así como otras obras arquitectónicas que durante su gobierno embellecieron Constantinopla con puentes, acueductos e iglesias. M.A.D. 


TROVADORAS, JUGLARESAS, CANTADERAS. 

Mujeres en la Tradición de las Artes Escénicas. 

CAPITULOS  

II      Teodora, Emperatriz de Bizancio, Mima y Reina de los Escenarios 

III     Roswita, la gran dramaturga alemana del siglo X

IV     Leonor de Aquitania, Reina de los Trovadores

V       Beatriz, Condesa de Dia y trobairitz de la Provenza

VII     La Emperatriz Berenguela de Barcelona y su Ejército de Cantoras

VIII    La Condesa de Champagne y el ciclo artúrico 
IX       Cantaderas cristianas, judías y musulmanas 
X        María Pérez Balteira, compositora de cantigas junto a Alfonso X el Sabio


Mosaico en Santa Sofía.








lunes, 18 de diciembre de 2017

DIÁLOGO ENTRE TRES TROBAIRITZS: NA CARENZA, NA ALAIS y NA ISELDA

De entre las composiciones de las trobairitzs queremos rescatar una pieza muy sugerente pues nos parece que aclara más que cualquier otra cançó lo que queremos decir. En la pieza participan tres mujeres: Na Carenza, una mujer madura, sabia y bella, que es la maestra y dos jóvenes estudiantes hermanas, Alais e Iselda, que le piden consejo a la mayor.

Enseguida se comprueba que se trata de un documento bien interesante relacionado con el código de honor de aquellas damas trovadoras, iniciadas en los misterios de la lengua de Oc, o sea en el lenguaje secreto que se utilizaba en las Cortes de Amor medievales, donde Leonor de Aquitania y su hija Marie, condesa de Champagne, fueron las reinas indiscutibles.

Diálogo entre tres trobairitzs es una composición cantada definida como un tenso, donde todo está medido como en un juego donde reina la armonía del número y la proporción.
“'Lenguaje de los pájaros', que podemos llamar también “lengua angélica”, y cuya imagen en el mundo humano es el lenguaje ritmado, pues sobre la “ciencia del ritmo” que comporta por lo demás múltiples aplicaciones, se basan en definitiva todos los medios que pueden utilizarse para entrar en comunicación con los estados superiores” (René Guénon. "El Lenguaje de los Pájaros".)

De ahí que al lenguaje trovadoresco, iniciado por Guillermo IX de Aquitania, primer trovador de la historia, y consolidado por su nieta Leonor de Aquitania y la hija de esta Marie, fuera identificado con ese lenguaje, y por eso que en diversos poemas y narraciones, la Corte de Amor misma está descrita como compuesta de pájaros que toman la palabra uno tras otro, como también nos decía Guénon. 

Diálogo entre estas tres trobairitzs es una composición cantada entre dos mujeres, aunque son tres las que aparecen en escena.  

Codex Manesse 1305-1340 

Alais está junto a su hermana Iselda, ambas se dirigen a la mayor, a Na Carenza, aunque es Alais la que canta las cuidas de ambas pidiéndole consejo a la maestra.

¿Qué hacer como mujer cuando lo que más deseas es conocer? ¿Cómo conservar virgen ese espíritu? ¿Habrá que renunciar para ello al matrimonio?

La respuesta de Na Carenza a las jóvenes deja claro que no se dirige a dos simples muchachas casaderas,  sino a mujeres instruidas y talentosas que pueden seguir creciendo intelectualmente si son capaces de aplicarse a fortalecer sus propios talentos,  y es por ello que en su canto, que sigue a una tornada de Alais, otra expresión propia del código simbólico de las composiciones. La maestra responda lo siguiente:
Na Alais: Señora Carenza, tomar marido me place, pero hacer niños creo que es una gran penitencia.
 Na Carenza: Señora Alais, Señora Iselda. Sé que tenéis educación, mérito, belleza, juventud, cortesía y valor más que cualquier otra dama instruida; por ello os aconsejo para hacer buena simiente tomar por marido a Coronado de Ciencia, de quien tendréis el fruto de hijos gloriosos; quien lo desposa, permanece virgen.

Es evidente que en el simbolismo de la lengua de Oc, Na Carenza les está aconsejando tomar el camino del estudio y lograr ser coronadas por las Artes y las Ciencias,  ya que será con “ese marido” con el que conseguirán engendrar vástagos gloriosos, los frutos de su propia realización lo cual, además,  repercutirá en el mundo de forma favorable, siendo esa la magia teúrgica del verdadero teatro del mundo, en el que uno puede ejercer de actor o de simple marioneta.M.A.D.





TROVADORAS, JUGLARESAS, CANTADERAS. 

Mujeres en la Tradición de las Artes Escénicas. 

CAPITULOS  

II      Teodora, Emperatriz de Bizancio y Mima 

III     Roswita, la gran dramaturga

IV     Leonor de Aquitania, Reina Trovadora

V       Beatriz, Condesa de Dia y trobairitz de la Provenza

VII     La Emperatriz Berenguela de Barcelona y su ejército de cantoras

VIII    La Condesa de Champagne y el ciclo artúrico
IX       Cantaderas cristianas, judías y musulmanas. 
X        María Pérez Balteira, compositora de cantigas junto a Alfonso X el Sabio







[1] Por su métrica las composiciones trovadorescas han sido divididas en "canço, tensó y tornada"